febrero 4, 2013

Marianete, si no sabes torear pa que te metes

cabecera_EK150_rep01
r150_rep01_grAños de intenso trabajo y desmedido ahorro le han costado a Luis Bárcenas llevar a las pantallas la superproducción que mantiene con la boca abierta a afectos, desafectos e indiferentes.

La España cañí, tiembla de emoción ante esta turbia historia que mezcla limones, sobres, poder y cloacas a partes iguales. Marianete, es según el crítico Alberto Losabe del diario Mundo Cruel  una “obra maestra” que apesta los códigos fílmicos como no se conocía “desde las producciones de Pajares, Esteso y las fiestas en gayumbos de Luis Roldán”. La cinta, pre-estrenada con éxito en el Festival de Cine Opaco de Zurich y la Semana del Blanqueo de las Islas Bermudas tiene como protagonista a Mariano Rajoy, un humilde registrador de la propiedad que, disconforme con una vida anodina, decide lanzarse al ruedo político marcando paquetes a la derecha. En su paseíllo le acompañan desde el principio María Dolores de Cospedal como Secretaria General y Luis Bárcenas, al que nombra tesorero en 2008. “No recuerdo muy bien todo eso pero creo que le convenció su afable mote de Luis El Cabrón. Muy del partido”, recuerda Javier Arenas, vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP por entonces.
En febrero de 2009, el Juez Garzón involucra a Bárcenas en la trama de corrupción. Rajoy da un pase de pecho y asegura que la instrucción judicial “quedará en nada”. Sin embargo, un estremecimiento sobre-cogedor recorre la cuadrilla del diestro. En abril, por chicuelinas, el máximo dirigente popular afirma que “nadie podrá probar que Bárcenas no es inocente”. En el estío de 2009, Bárcenas se lleva nueve cajas de la sede del PP con documentación “para escribir un guión que se va cagar la perra como no me echen un capote los sobre-cogedores”. En abril de 2010, entregado por completo a su guión, pide la baja como militante del partido y deja el Senado. A pesar de su espantá, el presidente del PP le mantiene coche, secretaria y un pase VIP para entrar y salir de Génova 13. Mariano Rajoy está centrado en llegar a lo más alto: triunfar en el coso de la Carrera de San Jerónimo. Metido a hombros de la mayoría absoluta en 2011, se convierte en cabeza de cartel: ha nacido Marianete. Atrás quedaron los fracasos de 2004 y 2008, ante José Luis Rodríguez Zapatero, El Bambi de León, en sus mejores horas de vino y cejas en aquellas fechas. Sin embargo, Marianete no es feliz. Siente que los críticos no le comprenden. “No aprecian sus recortes ejecutados con cierta jindama pero aplicados al fin y al cabo. ¡Si cada vez que torea sube el IVA!”, subraya su banderillero Cristóbal Montoro, El Amnistías Fiscales.
Convencido de que su toreo pausado, como quien no quiere la cárcel, le ayudaría a acometer el morlaco de la crisis, Marianete se encuentra con que fuera de la plaza tiene bronca siempre. “Por si fuera poca la crisis económica, los toriles no dejan de enviar morlacos negros bragados a las páginas de la prensa: Urdangarin, Gürtel, Bankia, Palma Arena, Palau, Pokémon, ERE, Campeón, Pallerols, Malaya, Orioles, Mulas y Paquirrines”, enumera el politorólogo Manolo Molés. La ganadería de la corrupción española es fuente inagotable de sinsabores para Mariano y su cuadrilla. Cuando no es un concejal, es un asesor. Y si no es un consejero, aparece un tesorero con listas sobre-cogedoras.

Pitones y almohadillas

Mes a mes ha visto Marianete agrandarse el descrédito de la política. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, el índice de confianza política está en el 27,2%. “Sitúa a la casta justo por debajo de los proxenetas y las comadrejas y algo por encima de los árbitros de fútbol y Sandro Rey”, señala Alfonsina Migos, desde el CIS.
El caso Bárcenas estalla un frío día de enero. “Aquí lo que nadie explica es cómo se pueden ganar 22 millones de euros, si no son más, en un pis pás y cómo Rajoy no sabía nada de las andanzas de su tesorero. Si no sabes torear pa qué te metes, Marianete…”, murmura un anónimo reponedor de almohadillas que quiere conservar su empleo. Arrodillado ante las estampas reglamentarias y la prensa del corazón, Marianete decide poner orden. María Dolores de Cospedal, su fiel subalterna, auditará el cortijo. Caiga quien caiga mientras no sea él, no le temblará la mano. A los trajes de luces se les están fundiendo los leds. La política se percibe como fuente de corrupción y enchufes trifásicos pagados muy por encima de los 400 euros que cobran los parados sin prestaciones. “Desde que se conoce el fichaje por Telefónica de Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, como  asesor para Latinoamérica y Europa estamos con los genitales de corbata”, reconoce su mozo de espadas en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso. El caso Bárcenas no ayuda a que bajen a la taleguilla. Las furgonetas de destrucción de documentos confidenciales que no paran de limpiar la sede del PP, tampoco.

Para todo lo demás:
www.cis.es
No busques agosto
www.transparencia.org.es Escarba
www.pp.es 29,8% y bajando

Abel de las Heras © humorenlared.com

 

Accede a las declaraciones del reportaje

Pincha aquí para ir al suelto El barrizal

Pincha aquí para ir al suelto Para no echar gota

Pincha aquí para ir al suelto En dos palabras

Haz clik aquí para leer la entrebestia a María Dolores de Cospedal


¿Te has quedado con las ganas? Tienes más de 3.300 puntos de distribución de EL KARMA

Y si quieres la revista en tu casa todos los meses suscríbete

Pincha aquí para ir al sumario de EL KARMA nº 150

Contenidos